Es necesario que el colectivo de niñas, niños y adolescentes cuenten con una supervisión de un profesional en sus tratamientos de depilación láser. Las axilas y la zona medias piernas por debajo de la rodilla suelen registrar un buen resultado en gente muy joven; sin embargo, en otras zonas está desaconsejado comenzar precozmente.

La cara inferior (barba, patillas y mentón) en niñas es difícil, pues puede aumentar la cantidad de pelo si el tratamiento se hace de forma incorrecta. Si se hace adecuadamente, el resultado es muy satisfactorio. Para comenzar a tratar la espalda, tórax y los hombros en chicos, el pelo debe estar suficientemente desarrollado y conviene esperar.